Paititi-Eldorado, la ciudad secreta de los Incas

Es una de las historias más fascinantes de la mitología inca. Y es también hoy en día el enigma arqueológico más grande de Suramérica. Un enigma que posiblemente se está a punto de resolver.

El Sapa inca, Hijo del Sol, el dios viviante de los Andes
El Sapa inca, Hijo del Sol, el dios viviante de los Andes.
(Foto: Thierry Jamin, junio de 2007)

Según lo que se sabe gracias a las crónicas de la época y a las viejas y legendarias tradiciones, Paititi habría sido una ciudad inmensa que se encontraría escondida en alguna parte de la selva amazónica peruana. Es una ciudad que se buscó en toda Suramérica. Pero desde una cincuentena de años, las investigaciones se enfocaron hacia el sudeste de Perú, en Amazonia peruana. Lo que parece lógicamente, porque Paititi es atado al Incanato. Y el Perú moderno constituye lo que fue el corazón de este imperio: el Tawantinsuyu.

 

Paititi
Mapa antiguo sobre cuero que data del siglo XVII considerado representar la región donde se situaría la ciudad perdida de Paititi…

El inicio de la leyenda se sitúa poco después de la muerte de Atawualpa, el Inca reinante a la época de la llegada de los españoles (1532). El Imperio estaba entonces a su apogeo, pero desgarrado por una guerra civil entre Huascar, el heredero legitima del trono de los Incas, y su semi-hermano Atawualpa. Francisco Pizarro surge entonces. Éste aprovechando del estado de guerra civil en el cual se encontraba el Imperio, captura a Atawualpa. Preso de los españoles, el Inca propone, a cambio de su libertad, el pago de un tesoro fabuloso. Se compromete en rellenar de oro la sala del palacio donde es secuestrado, hasta la altura de su mano levantada, y de rellenar de plata dos otras salas similares, y en un mes. Pizarro, que era deslumbrado por las riquezas de Perú, acepta evidentemente la propuesta. El rescate del emperador comienza entonces a afluir en el campo español de todas las provincias del Tawantinsuyu. ¡Los cronistas de esta época hablan de verdaderas montañas de oro! Se dice que en la misma época una parte de la nobleza inca, tomando una red de ciudades secretas, habría encontrado refugio en la selva, en la ladera amazónica de Perú. Y es a propósito de eso que se pronuncia, desde los primeros años de la conquista, una palabra misteriosa: la de Paititi.

¿Se trataba de la cara escondida del Imperio inca, de un feudo secreto de los Incas? Ninguno lo sabe. Porque nadie encontró todavía jamás esta misteriosa ciudad perdida. Es allá también dónde habrían sido escondidos con urgencia todos los tesoros del Imperio. Por lo menos las de la región del Cusco, la capital imperial. Toneladas de oro y de magníficos objetos preciosos habrían estado en tránsito así de prisa hacia la selva. Ciertos cronistas hablan de veintimil llamas cargados de oro, conducidos hacia el este, por un destino desconocido, por la Coya, la esposa del Inca.

 

Zona Paititi
Zona supuesta del reino del Gran Paititi, en Suramérica. Desde estas últimas décadas, las investigaciones se orientan hacia la región del departamento de Madre de Dios, en el sudeste de Perú.
(Foto: Courtesy, Spot Image, 2007)

Varias crónicas hablan particularmente de una maravillosa "cadena de oro" que Inca Huayna Capac había hecho ejecutar para conmemorar el nacimiento de Huascar, el heredero legitima de los Incas, que Atawualpa, su hermanastro, hará asesinar. Esta yahuirka, cuya longitud estaba por lo menos de doscientos metros, tenía, dice, eslabones por muy mucho como el pulgar de un hombre. Garcilaso de Vega, un mestizo que pasó su juventud a Cusco, pretende que su peso era tal que doscientos Indios llegaban apenas a levantarle. Fue recubierta con plaquetas articuladas de oro que, simulando las escamas de la piel de una serpiente, centelleaban al Sol. Los conquistadores intentaron vanamente apoderarse de eso. Pero la leyenda cuenta que esta cadena inestimable de oro secretamente habría sido devuelta, por los indios mismos, hasta el reino del Grán Païtiti y echada en una laguna, acompañada por cantidades de objetos de un valor inestimable.

Se habla también de un fabuloso disco solar de oro, el Punchao, que reinaba antaño en la sala principal del Qorikancha, el Recinto de Oro, el Gran Templo de Cusco. Alto de cerca de cuatro metros, este ídolo anthropomorfico que representaba Inti, el dios Sol, reposaba en un zócalo que contenía, dice, los corazones pulverizados por los Sapas Incas. Era el santo de los santos, el objeto más precioso del Imperio. Perdemos su rastro después de 1572.

 

Zona del rio Alto Madre de Dios
Zona del rio Alto Madre de Dios, teatro de las primeras expediciones de Thierry Jamin.
(Foto: CNES, Spot V, Distribución Spot Image, 2007.)

La leyenda de Paititi, lo vemos, pues esta muy atada a esta historia de rescate y de oro. Y es por otra parte todo el drama de Paititi. Porque la inmensa mayoría de los que buscaron, a través de la historia, esta ciudad perdida, fueron animados sólo por el cebo del oro. Pero Paititi es ante todo un tesoro... ¡arqueológico! Es el Graal del Perú moderno. Y es un gran patrimonio de la Humanidad.

 

Para más detalles: Thierry Jamin, Pierre-Albert Ruquier, "L'Eldorado inca. A la recherche de Païtiti", éditions Hugo y Cie, Paris, novembre 2006. Comprar el libro en línea: pulse aquí.

© Thierry Jamin, 1998-2014 | Menciones legales | Mapa del sitio |Realizado por : Prodiris | Alto de página
Twitter Facebook

  • ¡Luz verde del Ministerio!


    El Ministerio de Cultura acaba de concederle a Thierry Jamin y a su grupo el permiso para realizar la campaña "Inkari 2014" durante los próximos julio y agosto de 2014.
  • « Inkari 2014 »… Ya empeza!


    La campaña "Inkari 2014" esta lanzada. Adjuntanse a Thierry Jamin y a su equipo. Participan al descubrimiento de uno de los tesoros arqueológicos más grandes de los tiempos modernos. ¡ Sostengan nuestra campaña decisiva sobre los rastros de la ciudad sagrada de los Incas!
  • ¡En venta!


    El último libro de Thierry Jamin, "El Aventurero de la ciudad perdida", publicado en las Ediciones del Tesoro (París, marzo de 2014) acaba por fin de salir en librería! Para saber más
Français Spañol English