Los petroglifos de Pusharo, "piedra de Roseta" de los Incas (2006)

Mi campaña de investigación de 2006 tenía dos objetivos: descubrir la ciudad inca que se esconde en la zona de las "pirámides", y perforar el misterio de estas "pirámides" enigmaticas, que siempre nos escapaba. Y luego, volver al sitio de los petroglifos de Pusharo, que no dejo de estudiar y de interpretar desde el 2001.

Pongo del rio Negro
En el pongo del rio Negro, nuestros exploradores buscan los indicios de la presencia de la ciudad de las "pirámides".
(Foto: Thierry Jamin, julio de 2006)

En julio de 2006, mis compañeros y yo organicemos una primera expedición en la zona norte de las "pirámides", con el fin de intentar localizar la ciudad misteriosa que se esconde seguramente no lejos de allí.

Descubrimos todavía una cantidad impresionante de indicios arqueológicos, probando su existencia. Pero, hasta hoy día, esta ciudad permanece siempre imposible de encontrar. Todavía descubrimos numerosos utensilios, armas; soltamos terrazas, y descubrimos un túnel, pero siempre ninguna ciudad perdida.

Por fin, en agosto de 2006, ponemos en pie una gran campaña de investigaciones en el sector de Pusharo. Y los resultados de esta segunda expedición van a revelarse absolutamente extraordinarios.

Quería volver en el sector de Pusharo, porque, en 2001, al final de un primer estudio, Herbert Cartagena y yo habíamos observado sobre una montaña distante de varios kilómetros, la presencia de una cara inmensa. Y quería verificar este fenómeno. ¿Se trataba bien de una cara realizada por el hombre o de un capricho de la naturaleza?

Pared principal de Pusharo
Vista parcial de la pared principal de Pusharo o Sector I-A.
(Foto: Thierry Jamin, agosto de 2006)

Y luego, quería también verificar en el mismo sitio ciertas hipótesis que concernían a mi interpretación de la roca principal de Pusharo (Sector I-A).

Algunos datos sobre esta roca: se trata de un tipo de acantilado, sobre el cual se descubrió en 1921 una cantidad impresionante de figuras grabadas. Estas figuras, o petroglifos, nunca habían sido estudiadas de manera científica antes de que me interese a este sitio, a partir de 2001. Cubren la roca sobre una treintena de metros de longitud y sobre cinco a seis metros de altura. Estos signos, cuyo origen inca probamos, perdidos en la selva plena a centenas de kilómetros del mundo habitado, parecen representar ríos, montañas y lugares de poblaciones. Ciertas figuras aparecen luego desaparecen como por magia en momentos muy precisos del día. Se va así de tres "soles": un sol naciente, un sol al zenit y un sol poniente. Podría ser direcciones. Las "pirámides" de Paratoari por ejemplo figuran sobre la roca. La pequeña ciudad de Mameria, descubierta por Nicole y Herbert Cartagena en 1979 es también señalada a Pusharo. ¡Y la ciudad qué, según yo, se esconde cerca de las "pirámides" también está señalada claramente!

¿Estos petroglifos no serían un tipo de "mapa geográfico memoria" de una región dada? La de Paititi por ejemplo. Si esta ciudad legendaria verdaderamente existe, entonces Pusharo es sin duda una de las llaves para llegar allá.

Segunda pared de Pusharo
Vista parcial de la segunda pared de Pusharo, o Secteur II.
(Foto: Thierry Jamin, agosto de 2006)

A algunas decenas de metros de esta primera pared, encuentro, sobre una antigua senda inca, otras figuras grabadas (Sector II), de un estilo bastante diferente. Se trata sobre todo de signos figurativos, incluso simbólicos, a fin de cuentas muy intrigantes. Algunos, en efecto, recuerdan las secuencias de una antigua escritura y son contenidos en lo que se parece a "cartuchos", un poco como en Egipto.

¿Esta segunda roca de Pusharo no estaría como una "reliquia" de esta escritura perdida de los Incas, que nunca se ha encontrado? Es allí un tema que me parece apasionante y que es muy próximo de la búsqueda de Paititi, la ciudad del Saber. Allí dónde se enteraba posiblemente del uso de la qellcca, es decir de la escritura. Etimológicamente, en efecto, Paititi podría reenviar al término quechua paykikin, que significa "igual a", "gemela".

Geoglifos
Frente a la pared principal, las inmensas caras del Sector IV, grabadas en la montaña, llaman la atención de los exploradores.
(Foto: Thierry Jamin, agosto de 2006)

Esta expedición de agosto de 2006 finalmente va a estar bien más allá de nuestras esperanzas. Porque no sólo confirmamos la existencia de esta cara inmensa grabada en la montaña, ¡sino que lo descubrimos otros! Se trata de verdaderos “geoglifos", como en Nasca. Son los primeros jamás señalados en la selva amazónica (Sector IV).

Han sido realizados por los Incas. El más grande tiene posiblemente 200 metros de envergadura. Según nuestra hipótesis, se trataría de un sistema elaborado de "balizas" para señalar la presencia de los petroglifos de Pusharo.

Pudimos determinar luego que los petroglifos de Pusharo eran bien un "mapa geográfico memoria" imaginado por los Incas para guiarlos a través de la selva sin perderse, hasta un destino todavía desconocido: Paititi posiblemente.

Y descubrimos que Pusharo era no sólo una representación global del Incanato en una época muy precisa de su historia sino que un mapa regional (el del Antisuyu).

 

El Inca
El descubrimiento de este perfil magnífico, el de un Sapa inca, aregla definitivamente la cuestión de la filiación cultural del sitio.
(Foto: Thierry Jamin, agosto de 2006)

En el curso de los años, después de varias expediciones en esta región y de numerosas semanas a estudiar y interpretar los glifos de Pusharo, adquirimos la convicción que la ciudad de las "pirámides" no podía ser Paititi. Se trata sin duda de una ciudadela pequeña, posiblemente un tambo, sobre el camino de un sitio todavía más grande -que le es sin duda la ciudad legendaria. Debe por otra parte existir también una pequeña ciudadela inca en la zona de Pusharo, porque son dos puntos estratégicos que controlan el acceso del valle del rio Alto Madre de Dios hacia el valle de Piñi Piñi, en el cual se esconde sin duda Paititi. Es en todo caso lo que se interpreta sobre la roca de Pusharo.

Ciertos cronistas dicen en efecto que los Incas, hacia el fin del siglo XV, en la época de su expansión hacia esta región amazónica, habían edificado dos ciudadelas sobre el camino de la ciudad perdida. Pero "olvidan" decirnos donde…

 

Para saber más sobre los petroglifos de Pusharo: www.pusharo.com ; y Thierry Jamin, « Pusharo, la memoria de los Incas », Lima, noviembre de 2007. Comprar el libro en línea: pulse aquí.
Y siempre para más detalles sobre las expediciones de Thierry Jamin: Thierry Jamin, Pierre-Albert Ruquier, "L'Eldorado inca. A la recherche de Païtiti", éditions Hugo y Cie, Paris, novembre 2006. Comprar el libro en línea: pulse aquí.

© Thierry Jamin, 1998-2018 | Menciones legales | Mapa del sitio |Realizado por : Prodiris | Alto de página
Facebook

  • « Paititi 2018 »... ¡Ya vamos!


    A pesar del increíble caso de las "momias de Nasca", que monopolizaron a Thierry y su equipo durante todo el año del 2017, el Instituto Inkari - Cusco retoma sus prioridades para el 2018. Todo el equipo de Thierry Jamin se está movilizando ahora para preparar esta expedición a gran escala cuyo ob... Para saber más

  • Sigue el « asunto de Nasca »


    Para los que, quizás, puedan dudarlo, Thierry Jamin y todo el equipo del Instituto Inkari – Cusco se movilizan más que nunca en esta increíble historia de los cuerpos momificados de Nasca. Este año de 2018 indudablemente traerá respuestas definitivas sobre la autenticidad, o no, de este asunto a ... Para saber más

  • ¡La DIRAVPOL con « Paititi 2018 »!


    La DIRAVPOL-PNP (Policía Nacional del Perú) participará con el equipo del Instituto Inkari - Cusco en esta decisiva campaña de exploración en busca de la famosa ciudad perdida. Gracias al soporte de un helicóptero PNP tipo MI-17B, Thierry Jamin y su grupo deberían tener acceso directo a su área de búsqueda, por lo que es difícil acceder...

Français Spañol English