El nuevo Valle Sagrado de los Incas (2009)

Fuerte de estos nuevos datos, decido volver a Francia hacia el fin del enero de 2009 para preparar una expedición de envergadura, cuyo objetivo principal era oficializar el descubrimiento de este inmenso patrimonio peruano que es también un gran patrimonio mundial de la humanidad. Vamos a designar este lugar bajo el nombre de código de "Zona Roja".

Se trataba de una operación relativamente pesada técnicamente y financieramente y necesitábamos de nuevos socios para organizarla. Desde hace muchos años ya podemos contar con un cierto número de socios industriales, particularmente franceses, tales como la empresa Spot Image (Toulouse), para la teledetección y la foto satelital, o la agencia de comunicación Prodiris (Muret), que administra particularmente los sitios Internet de GranPaititi.com y de Pusharo.com.

Esta vez, gracias a la eficacia de mi amiga Fabienne Reschly, la Público Relación de este proyecto de investigación, realizamos una colaboración con la empresa Telespazio France (Toulouse), una filial de Thalès. Va a abastecernos un sistema de balizas de geo-localización, imágenes radar y un sistema de telemedicina muy perfecto (la maleta Medessat). También realizamos una colaboración magnífica con la Municipalidad de Toulouse. Y finalmente, el canal de televisión mas importante de Francia, TF1, se asociará a este proyecto para el programa "Reportages". Total, algunas semanas después de mi llegada en Francia, la operación "Antisuyo 2009" se coloca y desde los finales del abril, estamos listos de nuevo para la salida.

La expedición debía realizarse en dos tiempos:

Zona de Mameria
La zona de Mameria y de Piñi Piñi, nuevo teatro de las investigaciones de Thierry Jamin y de su grupo.
(Foto: Courtesy, Spot Image, 2007)

La idea estaba primero ir a estudiar una región próxima de la "Zona Roja", situada en una docena de kilómetros en el sudeste. Esta zona comprendía el sector de Mameria, descubierto por Nicole y Herbert en 1979, pero jamás estudiado de manera científica. Era allí también nuestro compromiso con las autoridades peruanas.

Luego, un helicóptero debía venir recuperarnos y conducirnos hacia nuestra "Zona Roja", donde pensábamos encontrar estas ruinas famosas. Habíamos tenido poco dificultades para obtener todas las autorizaciones necesarias, porque esta zona está comprendida en el territorio de una comunidad nativa en aislamiento voluntario, la de los Kuga Pakuris. Se trata de Nativos que tienen una reputación muy mala. Sabemos muy pocas cosas sobre ellos y la inmensa mayoría de los datos que poseemos nos vienen de los Machiguengas. Viven de manera bastante salvaje, desnudos, comiendo la carne creída, atacando a los Machis para robar sus ropas y hasta practicarían todavía la antropofagia. Hubo que rodearnos de muchísimas precauciones y darles muchas garantías a las autoridades peruanas para hacerlas finalmente autorizarnos a penetrar en esta región. Temían que nos obligáramos atacar, o que los contamináramos por un virus, como la de la gripe. Había habido un precedente lastimoso (ver la rúbrica "SOS Patrimonio" y el asunto CICADA).

 

Con destino la selva del Manú
Así como a los tiempos heroicos de los naturalistas, nuestro equipo abandona los 4X4 y empeza a pie y en espalda de mulas un largo viaje a través de los Andes, con destino la selva del Manú y la zona arqueológica de Mameria. Al primer plano, nuestro compañero Melque.
(Foto: Thierry Jamin, mayo de 2009)

Así es como el 7 de mayo de 2009, la expedición "Antisuyo" sale por fin de Cusco, a bordo de dos 4X4, con destino el norte y el pequeño pueblo de Suyo. Por primera vez, no nos vamos hacia el rio Alto Madre de Dios, pero hacia una zona del departamento de Cusco todavía muy mal conocido, y en el cual, desde hace años, campesinos del rincón me hablan de la existencia de ruinas importantes, situadas en un valle que directamente lleva en el sector de Mameria y de la "Zona Roja", en la frontera de los departamentos de Cusco y de Madre de Dios.

Después de diez horas de camino en 4X4 a través de los Andes y la Çera de Selva, abandonamos nuestros vehículos en un pueblo y cargamos la logística sobre mulas.

 

Llactapata
Sobre el camino de Mameria, Thierry Jamin y su grupo atraviesan el valle de Lacco. Al rodeo de un camino, descubren la ciudad perdida de Llactapata. No están al cabo de sus sorpresas…
(Foto: Thierry Jamin, mayo de 2009)

El objetivo, antes de alcanzar a Mameria, era registrar todos los indicios de naturaleza arqueológica que mostraban la presencia permanente de los Incas en esta región. ¡E indicios de su presencia, lo detectamos por todas partes! Encontramos una cantidad impresionante de ruinas completamente desconocidas. Y luego un día, ¡caemos sobre una ciudad completa! Una ciudad magnífica, con sus casas a las paredes guarnecidas de nichos, con sus puertas monumentales, sus calles y sus plazas. ¡No podemos a creerlo! Esta ciudad perdida, sobre el camino de Paititi, esta conocida por los habitantes del rincón, bajo el nombre de Llactapata, que simplemente significa en idioma quechua "el pueblo en la sierra". Existen unas decenas de sitios con este topónimo. Esta ciudad debía tener otro nombre. ¡En todo caso, estamos bajo el choque!

Nos quedamos algunas horas en explorar esta ciudad, que debemos pronto dejar, para continuar nuestro camino hacia Mameria. ¡Pero me prometo volver allá cuanto antes!

Tomamos durante varios días unos caminos incaicos magníficos, y totalmente desconocidos. Luego llegamos por fin en la zona de Mameria después de una semana y media de marcha agotadora.

Mameria : el sector arqueológico de Chacopango
En la zona de Mameria, la exploración comienza. Aquí una pared, en el sector arqueológico de Chacopango.
(Foto: Thierry Jamin, mayo de 2009)

Unos datos sobre Mameria. Según lo que me decían sobre eso Nicole y Herbert Cartagena, se trataba de una pequeña ciudadela agraria de algunas decenas de casas. En la época es un descubrimiento muy importante porque es la primera prueba material de la presencia permanente de los Incas en la selva amazónica. Y el primer indicio verdaderamente científico de la posible existencia de un gran centro de población, tal como debió ser el Paititi.

En efecto, la zona de Mameria es cubierta de kilómetros cuadrados de culturas en terraza y da la impresión de que se trataba de un centro de producción agrícola destinado a la alimentación de una población importante, situada en alguna parte, no lejos de allí.

El mayo pasado, vamos a realizar el primer estudio científico de la región. Descubrimos que en realidad, no existían una "ciudad perdida" de Mameria, sino toda una red de pequeños pueblos, repartidos en el valle del rio Mameria. La zona se revela mucho más importante que pensábamos en ello antes. Era una gran zona agrícola. ¡Y ciertas terrazas de cultura todavía contienen, cinco siglos más tarde, planos de coca, destinados a la época a la nobleza inca!

El sector del "horno", en la zona de Mameria
El sector del "horno", en la zona de Mameria. La construcción hoy es muy degradada debido a la acción de los huaqueros y de la naturaleza, que poco a poco vuelve a tomar sus derechos.
(Foto: Thierry Jamin, mayo de 2009)

En resumen, esta primera fase de la operación "Antisuyo 2009" va a revelarse de extremo riqueza y a permitirnos almacenar nuevos datos inéditos y hasta inesperados.

Esta zona parece haber constituido la zona principal de contacto entre la región de Cusco, la capital del imperio, y la de Paititi, situada en la selva. Detectamos la presencia de ruinas por todas partes.

Una quincena de días después de nuestra llegada a Mameria, un helicóptero MI 17 del PNP viene recuperarnos y debe ahora conducirnos una quincena de kilómetros más al norte, hacia esta famosa "Zona Roja".

El día del traslado, el tiempo no está bueno. Llueve abundantemente y el vuelo que debía durar sólo una decena de minutos va a prolongarse una cuarentena de minutos. A pesar del GPS embarcado, acabamos por perdernos y debemos posarnos sobre las orillas de un río desconocido para chequear nuestra posición. Al mismo tiempo, nos hacemos bombardear de flechas por Nativos escondidos en árboles.

El helicóptero MI-17 de la Policía Nacional
El 29 de mayo, un helicóptero MI-17 de la Policía Nacional viene para recuperar el equipo a Mameria para llevarlo 12 kilómetros más en el norte, en la famosa "Zona Roja"…
(Foto: Thierry Jamin, mayo de 2009)

Volvemos a despegarse algunos minutos más tarde. Y el helicóptero acaba por posarnos al lugar supuesto de la "Zona Roja", pero verdaderamente no reconozco el lugar sobrevolado algunos meses antes.

Instalamos sin embargo un nuevo campo base en el sitio. Pero la exploración que realizaremos los días siguientes en la zona se revelará muy decepcionante. Según mi gran sorpresa, no detectamos ningún indicio de naturaleza arqueológica en el sector.

Por otro lado, la zona considerada estar ocupada por Kuga Pakuris está habitada en realidad por Machiguengas.

Después de varios días de exploración sin el resultado, se vuelve claro que no encontraremos nada por ahí. Tenemos la impresión de una confusión de lugar.

Al principio del junio 2009, la muerte en el corazón, decido poner término a esta segunda fase y volver a Cusco. Paititi no está en la cita…

Algunos días más tarde, en Cusco, las comprobaciones que efectuamos sobre nuestros mapas nos confirman que no fuimos al buen lugar. No estábamos lejos, a decir verdad. Pero el tiempo de perros nos hizo una mala pasada. Habrá que pues regresar en esta zona a la próxima época seca.

Mientras tiempo, la campaña 2009 no se acabó. Así como lo había prometido, nos fuimos de nuevo el julio siguiente hacia este valle en el cual habíamos percibido tantos restos incaicos y esta ciudad perdida de Llactapata.

El mirador increíble de la fortaleza de Hualla
El mirador increíble de la fortaleza de Hualla, situada en la entrada de la primera zona del valle de Lacco.
(Foto: Thierry Jamin, diciembre de 2009)

Esta nueva expedición, que duró tres semanas, se reveló excepcional. Porque no sólo confirmamos la importancia de la ciudad de Llactapata, sino que todavía descubrimos una decena de sitios arqueológicos totalmente desconocidos. Cinco de ellos, son de la amplitud de Pisac o de Choquequiraw. ¡De nuevo, no podemos a créer lo!

Hacemos cada día descubrimientos asombrosos. Descubrimos un día una necrópolis increíble, conteniendo tal vez decenas incluso centenas de momias incas. Cuestión: ¿de donde son oriundas las personas enterradas en esta zona lejana? Seguramente no de Cusco.

El valle dónde estamos se revela como un nuevo Valle Sagrado de los Incas. Y cuanto más lo exploramos, hacia la selva y la " Zona Roja ", más los sitios encontrados son de grandes amplitud.

El magnífico "templo amarillo" de la ciudad de Llactapata
El magnífico "templo amarillo" de la ciudad de Llactapata, localizada en la primera zona del valle de Lacco.
(Foto: Thierry Jamin, mayo de 2009)

Los habitantes del Valle nos aseguran que todas estas ruinas, todos estos caminos incaicos, conducen hacia una "ciudad principal", pérdida en alguna parte de la selva…

Para más detalles sobre las últimas expediciones de Thierry Jamin y los descubrimientos de su equipo: ver su libro próximo, a aparecer pronto en las ediciones del Cherche Midi (París)…

© Thierry Jamin, 1998-2017 | Menciones legales | Mapa del sitio |Realizado por : Prodiris | Alto de página
Facebook

  • « Paititi 2017 »… ¡de nuevo nos alistamos!


    A pesar de una actualidad muy cargada para nosotros donde nos quedamos muy ocupados para realizar importantes investigaciones en la costa meridional del Perú, todo el equipo del Instituto Inkari - Cusco queda movilizado para la organización de la campaña "Païtiti 2017".

  • La DIRAVPOL con « Paititi 2017 »


    Así como ustedes ya lo saben, nuestro equipo está listo. Acabamos de confirmar, con la DIRAVPOL-PNP, el alquiler de un helicóptero MI-17 de la Policía Nacional peruana. Pero queda espinoso el problema del permiso del Ministerio del Ambiente (SERNANP) para permitirnos entrar en nuestra zona de investigación durante un período máximo de 16 días.

  • Thierry Jamin, pronto en el Cherche Midi Editor (Paris)


    Las últimas investigaciones de Thierry Jamin y de su grupo, sobre los rastros de la ciudad perdida de Paititi, pronto serán publicadas en Francia en el trascurso de este año 2017 en las ediciones del Cherche Midi (París)...

Français Spañol English