La enigma de Akakor

¡ Van a descubrir una de las historias de ciudades perdidas más asombrosas que nunca habrán leído ! Muy poco extendida, es casi desconocida en Europa y Norteamérica. Cuando tengan conocimiento, esfuérzanse de ser menos críticos que lo fuéramos. Y más que de destacar que las inverosimilitudes, pretenden detectar sus coherencias. Pizcas de verdad que certificarán quizá la historicidad de un mundo antiguo fantástico, a nunca desaparecido...

La selva amazónica permanece una de las regiones del mundo más inaccesibles y más inhospitalarias que sean. Continente en el continente, la cuenca amazónica representa él solamente una superficie igual a nueve veces la de Francia. La selva se incluye en gran parte dentro de Brasil, pero extensas zonas cubren también los territorios del Perú, de la Bolivia, del Ecuador, de la Colombia, del Venezuela, del Surinam, y de las dos Guyanes. Ellas permanecen generalmente el la menos conocida y menos accesibles de la cuenca del Amazonas. Es en este mundo indeterminado, maravillosamente descrito para Fawcett, que se sienta la historia extraña de Akakor...

¿ Verdad o mentira ?

¡ A Usted de juzgarles !

Karl Brugger
Karl Brugger, periodista alemán de investigación del ARD

El 3 de marzo de 1972, un periodista alemán de la A.R.D., la televisión pública alemana, Karl Brugger, a esta epoca correspondiendo en Río, encontró en una sórdida taberna de Manaus, la Graças a Deus, un jefe indio nombrado Tatunca Nara, supuestamente "príncipe de Akakor". El comandante de una compañía brasileña había arreglado el encuentro de guardabosques, amigo del periodista, y persuadido de que la historia por ello indio no faltaría retener su interés. Brugger preguntó pues a Tatunca Nara varias horas y registró incluso todas sus conversaciones. Más tarde, se insertó con él en la selva, sobre los rastros de una misteriosa ciudad secreta : la ciudad de Akakor. El Alemán dijo su historia en un libro, titulado "Die Chronik von Akakor. Mythos und Legende eines Amazonischen Volkes ", esté en español " La Crónica de Akakor. Mito y Leyenda de un pueblo antiguo de Amazonia ". Esta obra sigue siendo imposible de encontrar en España o en Sudamerica...

Tatunca Nara
Tatunca Nara, jefe de la ciudad de Akakor

Brugger presente Tatunca Nara como un Indio de una bastante grande estatura, al largo cabello negro y a la cara sutilmente dibujada. Era un mestizo. Llevaba una camisa abigarrada cuando encontró a Brugger para la primera vez. Un regalo de funcionarios del ejército brasileño. Tenía a su tamaño una corta túnica de cuero, en la cual figuraba el emblema de Akakor.

En malo alemán, Tatunca Nara dijo a Brugger la asombrosa historia del pueblo de Ugha Mongulala, "un pueblo elegido para los dioses", he aquí quince mil de años. Mantuvo su relato hasta el final, el cual se inscribía en un libro consagrado : la Crónica de Akakor. La obra, escrito por los escribas de su nación, se redactaba en la escritura de sus antepasados : el quechua, el cual, aseguraba, incluía mil de cuatro ciento símbolos, cada uno revistiendo varios sentidos, según sus secuencias gramaticales. El pueblo de los Incas, que hablaba también el quechua, desde hace tiempo había perdido "la escritura de los dioses", pero sus tradiciones habían conservado el alejado recuerdo.

Un Libro consagrado

Akakor
La escritura de los "Antiguos Maestros” y el alfabeto latino

La "Crónica de Akakor" comenzaba su relato por un Año Cero, correspondiendo al año 10481 antes de la era cristiana. Se caracterizó para la salida de Ugha Mongulala "de los Grandes Maestros Iniciadores", hacia el país de sus orígenes.

 

Akakor
Traducción literal: "Contamos con la luna "

Estos Grandes Maestros aportaron a la humanidad las luces del Conocimiento. Fundaron a un nuevo pueblo y elaboraron tres grandes ciudades de piedra : Akanis, Akakor y Akahim. Los nombres indican el orden de su edificación : "aka" significa "fortaleza" y "kor", "dos". La primera ciudad, Akanis, se construyó "sobre una estrecha lengua de tierra, cerca del país de México, en un lugar donde se enfrentaban dos océanos". ¿ El istmo de Panamá ? Akahim, la tercera ciudad, no se menciona en la Crónica antes del año 7315 delantero. J.C. Pero su historia se vinculó mucho con la de Akakor.

Akakor, capital de un imperio desaparecido, y otras ciudades perdidas...

Akakor
La ciudad de Akakor, según el testimonio de Tatunca Nara recogido por Karl Brugger

"Estas ciudades fueron muy destruidas en la primera Gran Catástrofe, que ocurrió trece años después de la salida de los dioses."

Pero citados otros, construidos por los Antiguos Amos, sobrevivieron a esta conflagración : Salazare, sobre el curso superior del Amazonas, Tiahuanaco, cerca del lago Titicaca, y Manoa, en los altos llanos del sur. Eran sobre todo las residencias de los dioses, compuestas de elevados templos a su gloria en torno a una pirámide.

"De estas ciudades consagradas," dice Tatunca Nara, "solo vivo de mis ojos Salazare." Ella es a ocho días de marcha de la ciudad que los Bárbaros blancos llaman a Manaus, sobre un afluente del Gran Rio. Sus palacios y sus templos son enterrados por la selva. Sólo la cumbre de la gran pirámide surge aún sobre la selva."

¿ Ciudades subterráneas en la Cordillera de los Andes ?

No lejos de la antigüedad citado se ocultaba aún una serie de viviendas subterráneas."Existe trece ciudades profundamente ocultadas en la Cordillera de los Andes," afirma en efecto Tatunca Nara. Del Gran Templo solar de Akakor, distintos accesos dando sobre profundos túneles conducían a una ciudad subterránea y a otras ciudades. Estos túneles eran suficientemente amplios para permitir a cinco hombres ir de frente, y tan extensos que varios días de marcha eran necesarios para conectar una ciudad al otro.

Se iluminaban trece ciudades subterráneas, las de Akakor, Budu, Kisch, Boda, Gudi, Tanum, Sanga, Riono, Kos, Aman, Tat y Sikon, de una claridad artificial. Sólo la ciudad de Mu, la más pequeña de todas, utilizando altas columnas verticales soportando enormes espejos de dinero, utilizaba la luz natural del sol. Una red compleja de canalizaciones traía el agua de las montañas hasta el centro de estas ciudades ocultadas. Túneles y ciudades subterráneas eran la obra de los Antiguos Maestros.

La ciudad perdida de Akahim...

Tatunca Nara mencionó más tarde -¡ entre mucho otras cosas!-, Akahim, una ciudad misteriosa construida a las marchas septentrionales del imperio, hacia la frontera actual del Brasil y del Venezuela. Era una ciudad de piedra fundada por los Antiguos Amos y a las cuales se accedía cruzando una impresionante catarata. Akahim permaneció en ruinas durante cuatro siglos, después de la primer gran agitación, y mantuvo estrechas relaciones con Akakor durante milenios. Cuando llegaron los Bárbaros blancos, los habitantes de Akahim se restaron bajo la tierra. Tatunca Nara afirma que un sistema complicado de túneles conectaba esta ciudad a la capital y que una seria de espejos, juiciosamente dispuestos, permitía a las dos ciudades comunicar eficazmente entre ellas.

"El túnel iba del Gran Templo del Sol de Akakor, bordeaba la cama del Gran Rio y desembocaba en el centro de Akahim." El sistema de espejos iba por su parte del monte Akai, en la Cordillera de los Andes, se detenía a la montaña Roraima, como lo llamaban los Bárbaros blancos. Se trataba de espejos de dinero, de la altura de un hombre, subidos en grandes soportes de bronce. A cada luna, los sacerdotes transmitían los más importantes acontecimientos a través del imperio, por medio de una lengua secreta por señales. Esta técnica permitió a la nación hermana de Akahim anunciar la llegada de los Bárbaros blancos sobre las costas del Perú."

¡ Los Incas, herederos del imperio desaparecido de Ugha Mongulala !

Según Tatunca Nara, el imperio inca era el único país, fuera del suyo, nunca a haber vivido según las leyes consagradas de los Antiguos Maestros. La historia del pueblo inca se remontaba al año 7951, dónde 2470 antes de nuestra era, cuando Viracocha, segundos hijos del rey Sakaia, se rebeló contra el poder de su padre y se rechazaron de Ugha Mongulala. Viracocha llegó al Perú, fundó su dinastía, la de los Sapa Incas, luego construyó a Cusco. Así constituyó un imperio floreciente que se convirtió en más tarde una nación potente, hermana de Ugha Mongulala.

¡ Germanos descubren a Akakor !

En el año 11015, lo que representa 570 de la era cristiana, ocurrió en el imperio de Ugha Mongulala un acontecimiento increíble : llegada del mar oriental, a bordo de misteriosos buques a las proas de dragones, una tribu de hombres blancos y barbudos apareció sobre las orillas del Río Amazonas. Ellos mismos se llamaban a Godos y se combinaron al pueblo de Akakor.

"Nuestros sacerdotes inscribieron el refuerzo de los buques y las cabezas de dragones en el Gran Templo del Sol." Los buques transportaban hasta sesenta guerreros. Eran propulsados para un amplio velamen de tejido fino, conectado a un mate fuerte sólido. Más de mil de guerreros blancos alcanzaron así a Akakor, a bordo de cuarenta buques."

Este episodio, dicho a Brugger por Tatunca Nara, es interesante. Recuerda la epopeya de una tribu germánica de Ostrogodos que, en sesenta años, había conquistado Italia pero había sido supida finalmente por el general Narsès, en 552, a la batalla del Monte Vesuvius. Los Ostrogodos no hicieron, más tarde más hablar ellos. Algunos lingüistas afirman haber encontrado algunos rastros de su jubilación en el sur de la Francia, hasta España. Pero nunca han aportado la prueba de tal migración.

La Crónica de Akakor dice cómo, inmediatamente después de una terrible derrota, una tribu godo se une a marineros del norte luego, cruzando el Océano Atlántico, vino hasta América. Más tarde, la alianza concluida con Ugha Mongulala reforzó notablemente la potencia de Akakor. Se consolidó la ciudad se aumentó y de nuevo. Los Germanos enseñaron a sus huéspedes al arte de extraer los metales y de fabricar armaduras. Una curiosa historia, vinculada a Paititi, informada por un cronista, habla también de Indios blancos con armaduras que habían construido carreteras pavimentadas y fortificaciones de madera...

Akakor y la conquista del Perú

Nueve siglos y mitad más tarde, los Bárbaros blancos invadieron Sudamérica y sometieron los Incas. Ugha Mongulala, huyendo de la inexorable extensión de la raza blanca, se restó poco poco a detrás de las murallas de sus viejas ciudades.

Los esfuerzos de Akakor para mantener a su imperio fallaron ante estos Blancos que invirtieron pronto el conjunto del subcontinente. Españoles por una parte, Portugués del otro, los conquistadors se apoderaron del país de los Antiguos Maestros, para la gloria del nuevo dios. Los Indios, pretendiendo escaparse al yugo de los invasores, se insertaron en la selva ; pero un clan de mujeres rechazó la decadencia del imperio y luchó cuerpo a cuerpo contra los Bárbaros blancos. ¡ Así pues, pretende Tatunca Nara, apareció en América el mito griego de las Amazonas !

Un sacerdote, miembro de una expedición, informó en estos términos, en 1539, del encuentro sus de coreligionnaires con estas mujeres belicosas : "Los vimos que combatían delante de los Indios como sus capitanes y luchaban así valerosamente que los hombres se atrevían a mostrar su espalda." Mataban a golpes de porra los que huían ante nosotros [... ] Estas mujeres son muy blancos y grandes. Son muy musculosas y van muy desnudas, arcos y flechas a la mano, haciendo la guerra como diez Indios."

El imperio Ugha Mongulala al Siglo XX

A principios del Siglo XX, el imperio de Ugha Mongulala no era ya que una nación croupion. Era un Estado mamarracho, al pasado milenario glorioso, pero a nunca pasado. En el año 12401, lo que representa 1920 de nuestra era, accedió al trono ancestral el príncipe Sinkaia, padre de Tatunca Nara. El mismo año, quince se detuvo cerca de Cusco y se trajo noble Incas, en comportamiento tradicional, en Lima bajo buena escolta. Aprendiendo su captura de su alejada jubilación, Sinkaia envió ochenta guerreros para intentar entregarlos. Pidieron prestada para eso la antigüedad red de túneles, cuya sección conducía hasta el corazón de Lima.

Que algunos Incas tengan, no se sabe cómo, conseguido cruzar el tiempo y la historia animada de los hombres está sea ya asombroso. ¡ Pero después de todo, por qué no ! La tribu inca de los Indios Q' eros, que vivió a la divergencia de los Españoles y del mundo occidental durante varios siglos, no se descubrió hasta en 1959, sobre los contrafuertes orientales de los Andes. ¿ De qué región del Perú venían ? ¿ Del Gràn Païtiti ? esta un misterio.

Las paredes interiores de los túneles, para la mayoría, se cubrían de un color luminiscente y curiosas piedras negras, insertadas en las paredes a intervalos regulares, indicaban las distancias de un lugar. El subterráneo dejaba a Cusco hasta Catamarca, luego terminaba su curso en el patio interior de la catedral de Lima. Una losa de piedra, adjuntada a la perfección, prohibía el paso hacia el mundo subterráneo. Se arreglaba así con destreza que no se podía distinguirla de las otras losas del patio. Solos los que conocían su existencia estaban en condiciones de abrirlo.

"Los guerreros llegaron a Lima por el camino de Lhasa. Durante tres lunas, cruzaron como sombras el país de sus feroces enemigos. Luego, introduciéndose en la iglesia al atisbo de la paleta, intentaron, pero sin éxito, de liberar a los descendientes incas. En la batalla que se sigó, ciento veinte Bárbaros blancos encontraron una muerte cruel. Ningún del belicosos de Sinkaia no volvió de nuevo sin embargo a Akakor . Sacrificaron su vida en honestos criados de dioses del pueblo elegido"

Algunos años más tarde, en 12413, lo que representa 1932 después de J.C., el príncipe Sinkaia envió atacar el pueblo de Santa Maria, situado sobre el curso superior de Río Negro. Destrozando a todos los hombres, sus guerreros capturaron a cuatro mujeres. El príncipe Sinkaia envió atacar el pueblo de Santa Maria, situado sobre el curso superior de Río Negro. Una sola sobrevivió a las condiciones difíciles de la vuelta. Era una misionera alemána. Se llamaba Reinha. Ésta, tomándose de afecto para el pueblo de Akakor, casó finalmente al príncipe Sinkaia, contra el dictamen del Gran Consejo, pero bajo la aprobación de los sacerdotes. De esta extraña unión nació, algunos años más tarde, ustedes lo habrán conjeturado, Tatunca Nara.

¡ Pero la asombrosa historia de Akakor no se detiene allí !

¡ Akakor hace alianza con el III Reich de Hitler !

Cuatro años después del nacimiento de su hijo, Reinha volvió en Alemania como embajadora de su nueva patria para el infame Hitler. Al término de desordenes tratos, se incorporó a Ugha Mongulala veintidós meses más tarde, asegurado de tres dignatario nazis. Se concluyó entonces una extraña alianza entre el imperio de Ugha Mongulala y el Reich alemán.

Akakor
Traducción de Tatunca Nara: "Por una alianza equitativa entra al príncipe Sinkala [padre de Tatunca Nara] y a los alemanes, 2 000 soldados alcanzaron a Akakor de1938 hasta 1945 y se fijaron."

Mientras que los soldados nazis descargarían sobre las costas brasileñas, ocupando las grandes metrópolis, los guerreros de Uha Mongulala, a los órdenes de Sinkaia, levantarían el interior del país contra el empleo blanco. Después de una victoria sin sorpresa de la Alemania hitléri sobre el Brasil, se habría desmontado al país en favor de los vencedores. La Alemania habría ocupado las provincias litorales mientras que Ugha Mongulala habría encontrado a sus antiguos Estados, los del Gran Rio, confiadas a su pueblo por los Antiguos Maestros doce mil de años antes.

El pacto definitivamente se selló y permitió a los primeros contingentes nazis de entrar secretamente al Brasil a partir de 1941. Akakor recibió así en sus paredes, durante toda la Segunda Guerra Mundial, un número considerable de unidades de guerra alemanas. Tatunca Nara explicó a Brugger cómo un gran número de submarinos alemanes dejaron el puerto de Marsella con destino del Brasil...

¡ El Reich armó e implicó a los descendientes de Ugha Mongulala a la guerra ! ¡ A pesar del derrumbamiento - o debido ella !-, tropas alemanas importantes llegaron de Europa hasta 1945. Pero la invasión planeada del Brasil no tuvo nunca lugar.

Akakor al final del Siglo XX

Tras la guerra, el imperio de Ugha Mongulala, abandonando sus sueños de reconquista, volvió a caer en sueño. Akakor se volvió el último refugio de algunos nazis en fuga. Pero en 12444, lo que representa en 1963, la llegada de mineros peruanos en el Madre de Dios desencadenó nuevas hostilidades entre Akakor y el Perú. Condenando los ataques repetidos de los Indios contra los colonos blancos recientemente instalados, el Gobierno peruano contrarió, forzando a los rebeldes indios a replegarse en la selva.

Algunos años más tarde, en 12449, lo que representa en 1968, un avión militar, encargado de funcionarios brasileños, se dañó no lejos de Akakor, sobre el curso superior de Río Roso. Temiendo que tribus enemigas encuentren supervivientes y no les revelen el sitio de la ciudad secreta, Sinkaia pidió a sus hijos Tatunca volverse en persona en los lugares del aterrizaje forzado y acabar a los posibles supervivientes. Pero éste desobedece a la voluntad de su padre y trajo a doce supervivientes sanos y seguros hasta Manaus. Fue su primer contacto con la civilización de los Bárbaros blancos.

Poco tiempo después, Sinkaia se murió, dejando a sus hijos Tatunca el cetro ilusorio de un reino desaparecido. A rodillas en la inmensa sala del Gran Templo del Sol, en la ciudad subterránea de Akakor, bendecido por el Gran Sacerdote, se volvió rey de Ugha Mongulala. En una sala del templo, que le estaba hasta entonces prohibida, Tatunca Nara descubrió los cuerpos embalsamados de cuatro seres misteriosos, incluyendo tres hombres y a una mujer. Se les conservaba bien y baña en un líquido translúcido. En todo similares nosotros, tenían sin embargo seis dedos a cada mano y seis dedos del pie a cada uno de sus pies. ¿ Se habían muerto o vivos ? Pidió a Tatunca Nara al Grande Sacerdote. Nadie no lo sabía ya exactamente. El origen de estos personajes parecía perderse en las noches del tiempo.

En soberano inteligente, Tatunca invitó a su pueblo a enterrar la hacha de guerra en su lucha secular contra los Bárbaros blancos. Ayudado por soldados alemanes refugiados, Tatunca Nara hizo poner a parte baja las últimas partes visibles de Akakor, volviendo en adelante la ciudad enteramente subterránea y no localizable, incluso de los aires, por los Bárbaros blancos.

Tatunca Nara emprendió un viaje al país de los Blancos, hasta Río Branco, donde propuso un tratado de paz a los representantes médusés del poder brasileño. Se envió a un obispo católico entonces a Akakor, de ahí éste ocultó un fragmento auténtico de la Crónica Consagrada. Reapareció, poco después, en Río Branco, pero encontró la muerte en un accidente de avión. Nadie supo lo que se volvió el extracto finalmente robado de la "Crónica de Akakor". ¿ Se envió al Vaticano, como se lo pretendió ? En cuyo caso se conservaría allí aún. Puesta a los paros en Río Branco, Tatunca Nara se envió en prisión, luego transferido a Manaus, de ahí se evadió. Negociaba siempre a Manaus, con las autoridades brasileñas, cuando en 1972 de Karl Brugger cruzó su carretera por primera vez.

Karl Brugger investiga

¿ Cómo calificar esta historia ? ¿ Es el fruto de un espíritu especialmente fértil, o refleja el recuerdo, desvirtuado por el tiempo, de una realidad histórica rica tanto como alejada ? Allí es toda la cuestión.

Karl Brugger pretendió haber controlado, tanto como hacer este puede, autenticidad. Uno de sus amigos estaba en los servicios secretos del Brazil y declaró él mismo haber codeado con a Tatunca Nara durante cuatro años. Confirmó el final del relato del Indio, siempre que lo conociera. Tatunca Nara había salvado efectivamente la vida de una docena de funcionarios brasileños, cuyo avión se había dañado en la provincia del Acre. Los Indios Yaminaua y Kaxinawa révéraient a Tatunca como un jefe encendido, aunque no pertenecía a su propia nación. Estos hechos, según Brugger, siempre se inscribían a los archivos de los servicios secretos de Brasil.

El periodista alemán investigó por todas partes en Brasil sobre Tatunca Nara, de Rio de Janeiro hasta Manaus y de Río Branco hasta Brasilia. En 1968, un Diario independiente de Manaus informó de la aventura extraña de un jefe indio blanco que salvó la vida de doce militares de altos grados del ejército del aire brasileño. En reconocimiento de que, éste se había visto conceder un permiso de trabajo y un carné de identidad brasileños. Hablaba, se decía, un alemán aproximado, así como un gran número de dialectos indígenas de la cuenca superior del Amazonas y un poco el portugués.

Varios tumultes estallaron a continuación, en 1969, en la provincia peruana del Madre de Dios, fomentados, según la prensa local, por un jefe rebelde, llamado Tatunca. Después de la represión que se sigó, el Indio fue refugiarse en la selva del Brasil. A pesar de las solicitudes insistentes de sus vecinos Peruanos para su extradición, los Brasileños se negaron siempre a cooperar. Perú cerró sus fronteras orientales en represalias.

Algunos años más tarde, en 1972, Tatunca Nara aparecen en Río Branco, en estrecha relación con Monseñor Grotti, un obispo católico. Brugger el muestra que solicita de la comida en las iglesias de la capital del Acre, en favor de las comunidades indias de Río Yaku. Pero algunos meses más tarde, el Monseñor Grotti encontró la muerte en un misterioso accidente de avión. Tatunca Nara no abandonó. Gracias a sus antiguas amistades en el ejército brasileño, llegó a sumir a su causa Maresciallo Rondon, fundador del Servicio Brasileño de Protección de los Indios (FUNAI), cuyo balance resultó en el total más desastroso que eficaz para las comunidades indígenas.

Tatunca Nara fue dirigido también a la embajada germanoccidental con respecto a los dos mil de soldados alemanes, antiguos nazis, que vivían siempre, a su modo de ver, en el recinto de Akakor. Nadie quiso sin embargo añadir fe a este divertido de relato ; y se rechazó en adelante a Tatunca Nara todo acceso a la embajada.

El FUNAI aceptó emprender un estudio serio sobre la tribu de Akakor ; pero mientras que subía una expedición, Tatunca Nara de nuevo fue detenido por el Gobierno del Acre, luego encarcelado. Brasil accedía a las peticiones peruanas que pedían la extradición del líder de los desordenes ocurridos, algunos años antes, en el sur del país. Tatunca dut, una vez más, su liberación que a la petición expresa del ejército brasileño que, de Río Branco, ella trajo bajo buena escolta a Manaus. Es en esta circunstancia que Karl Brugger cruzó una segunda vez el camino de este extraño personaje.

"Pudimos aclarar algunos detalles indeterminados," escribe Brugger. "La mayoría de lo que me ha dicho resultó más tarde comprobable. Pero mucho de otros puntos me parecen siempre completamente caprichosos, como la ciudad subterránea y el desembarque de los dos mil de soldados alemanes en Brasil."

Karl Brugger sobre los rastros de Akakor

Después de tener una nueva fe dicho su historia, Tatunca Nara, propuso a Brugger acompañarlo hasta Akakor. El periodista aceptó y se embarcó con él y un fotógrafo brasileño. Dejaron el puerto de Manaus el 25 de septiembre de 1972 hacia el mundo desconocido de los selves amazónicos. Remontando sobre kilómetros el curso superior de Río Purus, en dirección del sur, debían a continuación pedir prestada Río Yaco, afluente del precedente, en la frontera péruano brasileño, luego, de allí, seguir a pie a lo largo de los piémonts andinos, hasta el lugar de Akakor. El duración prevista de la expedición era de seis semanas, la vuelta en el transcurso de noviembre.

Equipado de un Winchester 44/40, de dos revólveres, de una escopeta de cañón recortado y de un gran machete, el pequeño grupo llegó, el 5 de octubre, a Cochoeira a Inglesa. Cambiando su barco para una embarcación más ligera - canoa -, comenzaron su enfoque hacia el reino consagrado de la ciudad perdida.

"No dependíamos ya en adelante que Tatunca Nara," informará más tarde de Karl Brugger en su libro. "El curso de Río Yaco solo se indicaba muy aproximadamente sobre nuestras tarjetas militares." Las tribus indias que vivían estas regiones aún nunca habían tenido contacto con los Blancos. [ El fotógrafo ] poco se tranquilizaba y tenía un extraño presentimiento: ¿ la ciudad de Akakor existía realmente ? ¿ Podían confiarnos a Tatunca Nara ?"

Diez días después de su salida de Manaus, nuestros exploradores se entrevistaron con, cerca de un cierre del Purus, un establecimiento de buscadores de oro, o 'garimpeiros', instalados en gruesos campamentos de barracas, guía día después de día la arena del río al tamiz. El pequeño grupo pasó la noche con los buscadores de oro, escuchando febrilmente sus extraños relatos de Indios al cabello rojizo, pintados azul y rojo, utilizando flechas envenenadas y practicando seguramente aún el cannibalismo...

Como se acercaban en adelante a su destino, Tatunca Nara se preparó a encontrar a su pueblo. Ante los tres viajeros, la Cordillera de los Andes revelaba orgullosamente sus cumbres nevadas. Estaban al Perú. Detrás ellos se extendía el inmenso océano verde de la cuenca amazónica. En un extraño ritual, Tatunca Nara cubrió su cuerpo de motivos indígenas: largas rayas rojas recorrían su cara y su cuerpo, y sus piernas eran de color amarillo. Ceñió finalmente su frente de una amplia venda amarilla decorada de símbolos a la gloria de Akakor.

Pero, mientras que no eran ya que a algunos kilómetros de la ciudad secreta, una tormenta espantosa se cortó precipitadamente sobre los exploradores. La expedición resultó una pesadilla rápidamente. La pequeña canoa, tomada en terribles alborotos, volcó el 13 de octubre, al paso de rápidos peligroso, enviando por el fondo el equipamiento y el suministro. Desalientados por el nuevo cariz de la expedición, Brugger y el fotógrafo decidieron hacer marcha atrás y volver a entrar a Manaus.

Akakor
La obra postuma de Karle Brugger

Tatunca Nara, sin embargo, no se desalientó. Revestido al método de su pueblo, tomó un arco y algunas flechas, así como un cuchillo de caza, luego desapareció en la selva virgen.

Karl Brugger escribió más tarde : "¿ Akakor existe realmente ? Quizá no exactamente como Tatunca Nara me lo describió, pero la ciudad es una realidad indudablemente."

Es siempre posible que inventara toda la historia, el envolvente con destreza de leyendas bien reales y adaptándolo al gusto del Siglo XX. La hipótesis, aunque improbable, queda sin embargo por considerar. Quizá también que informó de la "verdad", para tanto al menos que la conocía. Brugger escribió su libro como un investigador y era bastante fácil para de comprobarle los hechos de que se le informaba.

La muerte misteriosa de Karl Brugger

Su historia conoció a un épilogue trágico tanto como enigmático. En 1984, se encontró al intrépido periodista en efecto asesinado en un apartamento de Manaus. Cortado por la bola de un fusil de un tirador desconocido. Su muerte estuvo vinculada pronto a la "Crónica de Akakor".

¿ Despues el descubrimiento de Paititi, Akakor ?

Desde la publicación de la "Crónica de Akakor", un hombre desapareció al menos queriendo encontrar la ciudad misteriosa. En 1977, el hijo de una rica familia americana, obsesionado por la idea de descubrir a Akakor, descargaron a Cusco con el fin de crear una expedición hacia las zonas mal conocidas del sureste de Perú. Encontró in situ una guía para acompañarlo hacia las fuentes de Río Yaco, donde esperaba entrevistar con a continuación a un indígena que podría conducirlo hasta a la antigüedad citado.

La guía lo escoltó hasta Kcosñipata. Desgraciadamente, la carretera era dolorosa y las fuentes de Río Yaco muy difíciles de acceso. Uno de los lugares del mundo menos hospitalarios ! Es por otra parte casi imposible alcanzarlos por el lado peruano. El joven explorador seguía siendo sin embargo entero en su determinación de incorporarse a esta zona. No se propuso nunca hablar más él.

La expedición "Atahuallpa 2000"

Akakor
Localización general supuesta de Akakor en Perú

Durante el verano 2000, un equipo de investigadores italianos emprendió de explorar una zona particular situada en las profundidades indeterminadas del lago Titicaca, dónde, desde lustres, los Indios aymaras afirmaran que gigantescas ruinas pudieran observarse allí. Después de varias semanas de investigaciónes estériles en zambullida submarino, el equipo situar finalmente unos restos sumergir de grandes construcciones y uno grande embarcadero. Estos vestigios confirmarían las leyendas indias y podrían conducir a los investigadores a revisar en aumento la edad supuesta de Tiahuanaco. Retransmitido ampliamente para todas las televisiones internacionales, esta expedicción, bautizada “Atahuallpa 2000”, habia financiaba para una curiosa asociación italiana, llamada Akakor... (Cf.: www.akakor.com)

¿ Es posible que uno o más ciudades antiguas siguen siendo ocultadas en los selves amazónicos, a los encierros del Perú, del Brasil y de la Bolivia ? Es la certeza que tenemos y el objetivo de nuestras investigaciones...

Thierry JAMIN

Ver también, en esta misma rúbrica : "Amazonia, el misterio de la Tierra Negra"

© Thierry Jamin, 1998-2014 | Menciones legales | Mapa del sitio |Realizado por : Prodiris | Alto de página
Twitter Facebook

  • ¡Luz verde del Ministerio!


    El Ministerio de Cultura acaba de concederle a Thierry Jamin y a su grupo el permiso para realizar la campaña "Inkari 2014" durante los próximos julio y agosto de 2014.
  • « Inkari 2014 »… Ya empeza!


    La campaña "Inkari 2014" esta lanzada. Adjuntanse a Thierry Jamin y a su equipo. Participan al descubrimiento de uno de los tesoros arqueológicos más grandes de los tiempos modernos. ¡ Sostengan nuestra campaña decisiva sobre los rastros de la ciudad sagrada de los Incas!
  • ¡En venta!


    El último libro de Thierry Jamin, "El Aventurero de la ciudad perdida", publicado en las Ediciones del Tesoro (París, marzo de 2014) acaba por fin de salir en librería! Para saber más
Français Spañol English